Buscar en este blog

sábado, 18 de febrero de 2012

Micro-créditos. Micro-donacioes. Micro-miserias.

Todo adornado con el lazo de la solidaridad miserable.

La diferencia entre ponerse a pedir en la calle o ponerse a pedir utilizando la más alta tecnología es... muy poca.

Ambos piden dinero a los habitantes de un sistema para acudir a poner un parche en el propio sistema. Y en el caso de las asociaciones o ONGs además y para más inri parte del dinero se queda para mantener la estructura necesaria para poner el parche.

¿Participan estos miembros de estas asociaciones en una reflexión superior, elevada, en el propósito de atajar de forma definitiva los déficit del sistema? ¿O su actividad es para ellos un trabajo como otro cualquiera?